Motorclan


PUBLICIDAD

Triumph Bonneville T100

Escrito por el 29/04/2011 en Triumph

Versión evolucionada de la clásica Bonneville y heredera de la legendaria y tradicional estética sixty de la T120 de los años sesenta, la Triumph Bonneville T100 se nos presenta como una de las motocicletas más elegantes y distintivas del mercado.

En la mejor tradición de motos clásicas británicas, la T100 se nos ofrece con la carrocería pintada en dos tonos de color que nos retrotraen a épocas pasadas.

La mecánica es la misma que la de su hermana, Bonneville, y cuenta con el clásico motor bicilíndrico en linea, de 865 cc, DOHC, refrigerado por aire y que rinde 67 CV a 7500 rpm, con un par motor de 68 Nm a 5800 rpm. Incopora para ello un nuevo sistema de inyección de combustible, que sustituye a los tradicionales carburadores (aunque los cuerpos de las mariposas hayan sido diseñados para que, externamente, tengan la apariencia de clásicos carburadores), y que logra que este modelo sea compatible con la rigurosa normativa antipolución europea Euro3.

El chasis es exactamente el mismo que el de su hermana, un doble cuna en acero tubular, al que complementa un basculante de corte clásico, de sección cuadrada, fabricado en acero.

Las suspensiones, como es habitual, encomendadas a la marca Kayaba, delante, horquilla telescópica clásica con barras de 41 mm y un recorrido de 120 mm; detrás, doble amortiguador, cromados, de la misma marca, con ajuste en precarga y proporcionando un recorrido de 106 mm.

En cuanto a frenos, al igual que su hermana, incorpora, delante, un disco de 310 mm, mordido por una pinza flotante Nissin de dos pistones; detrás, de nuevo un único disco de 255 mm, atacado por una pinza flotante Nissin de dos pistones.

Las diferencias entre modelos aparecen, como ya hemos comentado, a nivel estético. La carrocería está pintada en colores bitono, siendo más patente en el depósito de combustible, con las líneas del contorno pintadas a mano, almohadillas de goma laterales para apoyar las rodillas e insignias cromadas inspiradas en el más puro estilo sixty.

A ello, también se unen, los guardabarros estilo “cuchilla” y la perfecta integración del cuadro de mandos y luces delanteras en la estética general de la moto.

Sin duda, una moto de estampa al más puro estilo clásico británico, pero que cuenta con ciertos aditamentos tecnológicos que la hacen muy atractiva.

Fuente: Triumph


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook