Motorclan


PUBLICIDAD

Triumph Thruxton

Escrito por el 08/07/2011 en Triumph

Impresionante aspecto retro-clásico la de esta Triumph Thruxton, al más puro estilo británico de los 60. Y no menos impresionante es la presencia de su poderosa mecánica que deja todo a la vista y nada a la imaginación.

Con su poderosa línea cafe racer, abundancia de elementos cromados, llantas de radios de aluminio, deportivos colores en la carrocería y silencioso estilo megáfono, no deja lugar a dudas de sus intenciones, que no son otras que las de no dejar indiferentes a nadie, aficionados o no, a su paso por cualquier calle, travesía o avenida.

Su motor bicilíndrico paralelo, de 865 cc, DOHC, rinde 68 CV a 7400 rpm y entrega un par de 69 Nm a 5800 rpm, todo ello cumpliendo con la estricta normativa antipolución Euro3, a lo cual contribuye una inyección de combustible electrónica secuencial multipunto con la más moderna tecnología.

En cuanto a la parte ciclo, el bastidor está realizado al más puro estilo cafe racer, tipo cuna en tubería de acero, acompañado por un basculante de doble brazo realizado en el mismo material.

Las suspensiones están encomendadas a la legendaria marca Kayaba, montando delante una horquilla de corte clásico, con barras de 41 mm de diámetro, ajustable en precarga y proporcionando un recorrido a la rueda delantera de 120 mm; detrás, doble amortiguador, cromados, igualmente con precarga ajustable y dando un recorrido a la rueda trasera de 106 mm.

Esta Triumph incorpora la marca Nissin en el sistema de frenado, montando un disco flotante de 320 mm, acompañado por una pinza flotante de doble pistón de corte clásico; detrás, igualmente un único disco de 255 mm, mordido a su vez por una pinza flotante de dos pistones.

Como ya comenté al principio, monta llantas de aluminio, delante 18 pulgadas y 36 radios, detrás, 17 pulgadas y 40 radios.

Asimismo, incorpora dos grandes relojes analógicos, como no podía ser de otra manera en una moto de estas características, y otros detalles que delatan su más pura esencia cafe racer, como son los retrovisores en los extremos de los semimanillares.

No hay lugar a dudas, esta Triumph Thruxton no deja indiferente a nadie, amante de las cafe racer o no, no dudes que girarás la cabeza cuando oigas rugir su poderoso bicilíndrico.

Fuente: Triumph


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook